"Explicar a los oprimidos la verdad sobre la situación es abrirles el camino de la revolución" León Trotsky

Nueva Pagina Web

Nos mudamos a una nueva y mejor pagina
te esperamos en el fel

Haz click aquí o en la imagen para ir



¡Recibí las noticias del FEL en tu correo!

sábado, 10 de septiembre de 2016

[REVISTA DEL FEL Nº15] EN DEFENSA DE LA FUBA, LA TPR VOTA A LA MELLA

Después de la marcha del 12 de mayo, sobra la fuerza para derrotar a la Franja Morada


EN DEFENSA DE LA FUBA, LA TPR VOTA A LA MELLA


Como Frente de Estudiantes en Lucha (FEL) en las próximas elecciones estudiantiles en la UBA llamamos a votar a La Mella en todas las facultades donde se presente y a la izquierda donde no se presente La Mella. Nuestro voto es un grito de guerra contra una Franja Morada que en su declaración para las elecciones establece con toda claridad que su intención política es recuperar la FUBA. Nuestro voto, por lo tanto, obedece a un planteo estratégico: derrotar el copamiento de la federación por parte de los morados en el sentido de derrotar el ajuste que quiere hacer Macri, con la complicidad de Barbieri. La Franja Morada viene por todo, los tenemos que parar.


Por eso mismo, a la vez que votamos a La Mella en toda la UBA, en las facultades donde no presenten lista votamos al PO (llamamos a votar al e-Vet en Veterinarias, Abriendo Caminos en Agronomía y al V-Par en Odontología) y, donde la Franja pueda ganar, llamamos a votar por centros independientes de la Franja Morada: en FADU por Estudiantes x el Cambio (CR-PO) contra FADU Plural (PRO-Franja y un sector K) y en Psico por el Impulso (Mella y otros) contra el EDI (Franja Morada).


Esto no es un debate menor: llamamos a tomar esta misma actitud estratégica a todas las agrupaciones que se reclaman de la lucha contra la Franja Morada. El voto no puede ser una mera expresión de deseo sino que tiene que partir de caracterizar concretamente la correlación de fuerzas y cómo contribuir a la derrota de la Franja en toda la UBA. Reivindicar el “frente anti-Franja” es incompatible con el sectarismo. Los que realmente apostamos a la derrota de la Franja Morada tenemos que dejar de lado el ombliguismo y asumir la responsabilidad de indicar el voto para impedir que la Franja avance y darle fuerza a las agrupaciones que estamos llamadas a formar ese frente que defienda la Fuba contra la Franja.


Este es el verdadero eje de la elección. Tanto la Franja como La Mella, el PO y el kirchnerismo reconocen a nivel general en sus declaraciones políticas que lo que se define en estas elecciones es el futuro de la FUBA. Sin embargo, no es lo que efectivamente discuten en las facultades: en sus plataformas políticas y materiales de campaña ninguna fuerza hace una referencia concreta a la FUBA (a excepción del PO, que lo hace para chicanear a La Mella por haber propuesto un frente único con el kirchnerismo).


Desde el FEL y la TPR llamamos a revertir esta situación inmediatamente. No podemos perder ni un segundo en meros cálculos electorales. La campaña electoral tiene que ser una tribuna para explicar a los estudiantes lo que realmente está en juego: si la FUBA queda a manos de los que estuvimos a la cabeza de la histórica movilización del 12/5 o si la copan los que atacaron la movilización y son cómplices del ajuste macrista.

ANTE LA CRISIS PRESUPUESTARIA, DERROTEMOS EL ASCENSO DE LA DERECHA


A una semana de las elecciones, el macrismo, Barbieri y la Franja lanzaron una campaña para auto-festejarse porque la UBA quedó en un ranking dentro de las 50 mejores universidades del mundo. Nos quieren vender que es todo muy lindo, cuando, en realidad, la universidad se cae a pedazos: este mismo año, el macrismo casi impone el cierre de la misma en el mes de junio, producto de la combinación del tarifazo y la sub-ejecución del presupuesto universitario. De hecho, en las facultades son reiteradas las inundaciones y los cortes de luz, como en Sociales y Medicina.


La oferta académica (banda horaria y cursos disponibles) es cada vez menor y la precarización docente avanza, como en Económicas y Derecho. Crece la lucha por contenidos específicos, como es el caso de Veterinarias, Psicología y Económicas, en repudio al vaciamiento de nuestras carreras de grado en beneficio de los post-grados, a los cuales únicamente se puede acceder pagando.


Sobre este cuadro de asfixia presupuestaria es que avanza la derecha en la UBA: con colaboración directa de los decanos, como en Derecho, la Franja Morada garantiza a Macri los negociados en el terreno universitario. Es, en este marco, que se preparan para aplicar una contra-reforma universitaria: a 100 años de la Reforma, quieren reintegrar a las empresas multinacionales al CIN y al Consejo Superior, en función de avanzar en la privatización educativa.


LOS SERVICIOS DE LOS CENTROS SON UN DERECHO DE LOS ESTUDIANTES Y UNA RESPONSABILIDAD DE LAS AUTORIDADES DE LA UBA


Contrastando con esta situación, las elecciones universitarias están a espaldas de esta brutal lucha política entre partidos. Los partidos parten de focalizar la elección en cada facultad, en vez de agitar y hacer campaña por los intereses del conjunto del movimiento estudiantil y los trabajadores universitarios, es decir, lo que puso de relieve la enorme movilización del 12/5: derrotar la asfixia presupuestaria. En efecto, si la marcha no tuvo continuidad fue porque la Franja acordó con los rectores y decanos, atacaron al movimiento de lucha y pidieron la intervención de la FUBA. Y, por el contrario, los partidos que estuvieron a la cabeza de la movilización empezaron a atacarse entre sí: PO contra kirchnerismo, kirchnerismo contra PO.


Y, en este terreno, la campaña de las agrupaciones sí muestra una enorme agenda de reclamos postergados. Un gran ejemplo es el precio de los apuntes, que es un eje de la campaña en Derecho, y que muestra que el bolsillo popular está duramente castigado y, encima, tiene que financiar la educación. Lo mismo respecto al acceso a charlas para acceder gratuitamente a contenidos que están en posgrados o son negados por la falta de libertad de cátedra. Los centros de estudiantes, de esta forma, tratan de resolver en paralelo y a su escala las consecuencias de la destrucción educativa. Desde el FEL y la TPR consideramos que son pasos muy positivos porque aportan soluciones concretas a problemas reales. Sin embargo, señalamos que sus resultados no alcanzan para poder sustituir la necesidad imperiosa de una lucha política. En el marco de que tanto se habla de “renovar al peronismo” parece ridículo que los trotskistas tengamos que recordar la conocida frase de Evita “donde hay una necesidad, falta un derecho”. Y la lucha por nuestros derechos no se trata de “gestionar bien los espacios del centro” sino de canalizar los reclamos estudiantiles en organización y lucha contra el Estado y contra las autoridades que destruyen nuestra educación.


La capacidad de gestión sirve a los estudiantes y muestra una iniciativa política saludable pero es insuficiente por sí misma para resolver los problemas de fondo. Podemos hacer todas las charlas académicas que queramos, pero eso nunca va a sustituir el vaciamiento de nuestras carreras de grado. Podemos hacer todos los arreglos autofinanciados que queramos, pero eso no va a evitar la destrucción edilicia. Todo suma pero no nada alcanza realmente. Por eso el camino es el que muestra casos como el centro de Veterinaria que brinda muchísimos servicios y dió una lucha ejemplar por el presupuesto y conquistó $13.3 millones de pesos a ser invertidos en obras viales, iluminación y caminos.


PARTIDO OBRERO: UN APARATO IMPERMEABLE A LAS NECESIDADES DE LAS MASAS, EMBARCADO EN UNA GUERRA FRATRICIDA


Es, en este cuadro, en el que el PO, a través de Julián Asiner (co-presidente de la FUBA), salió a denunciar a la Franja Morada por “ofrecer prebendas”. Es un delirio gorila: no denuncia a la Franja por destruir la educación pública sino por resolver, aunque sea parcial y provisoriamente, los problemas cotidianos de cualquier estudiante. Denunciar a una agrupación por “darle a los estudiantes apuntes por debajo del costo” (¡!) no hace más que dejar en ridículo a la izquierda y la coloca a espalda de las necesidades reales de los estudiantes. Es el mejor retrato de la impotencia sectaria en que se hunde el PO.


Desde el FEL y la TPR pensamos exactamente lo contrario: en un marco de asfixia presupuestaria y de ajuste contra los estudiantes, tenemos que exigir más “prebendas” y cualquier tipo de solución parcial en todos los ámbitos hasta desbordar los recursos y la capacidad de contención de la Franja Morada y las autoridades. Si defendemos a la FUBA es porque entendemos que la federación es, justamente, la herramienta gremial para motorizar esa organización.


Desde el FEL y la TPR estamos completamente del lado del reclamo más cotidiano de los estudiantes y entendemos que cada paso dado en este sentido es positivo, más allá de que agrupación lo haga, porque es un paso adelante en la defensa de nuestra educación pública. Es colocándose firmemente en la experiencia del día a día y desarrollando hasta el final todas y cada unas de las legítimas aspiraciones estudiantiles a estudiar en mejores condiciones que las agrupaciones estudiantiles tenemos que pararnos para impugnar a la Franja Morada.


LA “INDEPENDENCIA POLÍTICA”, UNA BANDERA EN DISPUTA


Otro dato fundamental de la elección es que ninguna agrupación hace campaña reconociéndose como “oficialista” de algún decano. Hasta la Franja, representación directa de la camarilla radical, hace campaña reivindicando el apoliticismo frente a los partidos políticos: así es la campaña de Nuevo Espacio en Medicina.


Esto se debe a una situación contradictoria: de un lado el movimiento estudiantil reconoce muy claramente el antagonismo con las autoridades y que los centros de estudiantes no deben ser furgón de cola de una interna entre camarillas. Del otro, es producto de la campaña anti-política de la Franja que busca arrebatar la perspectiva de transformar el gobierno de nuestras casas de estudio y, de forma más general, negar el papel del movimiento estudiantil como protagonista político de los grandes cambios históricos. La independencia política, de esta forma, encierra los límites y todo el potencial del “que se vayan todos”. Depende de nosotros saber intervenir en esta contradicción de forma revolucionaria.


Es exactamente lo contrario a lo que hace el PO: aprovecha la disputa de forma completamente macartista usando la independencia política para sumarse “por izquierda” a la campaña macrista anti-K. Por su parte, La Mella y el kirchnerismo ataca a la izquierda por querer construir sus partidos políticos mientras se adaptan a los decanos que atacan a los trabajadores o encubren a los violentos, como Postolski con los no-docentes en Sociales y Morgade con Dante Palma en Filosofía.


La independencia política de los estudiantes, por el contrario, es la defensa de los intereses del movimiento estudiantil. Por eso, desde el FEL y la TPR decimos: independencia política es colocar todas las fuerzas para que la Franja Morada no gane la FUBA y ni un centro de estudiantes más.


LA MELLA TIENE UNA RESPONSABILIDAD HISTÓRICA


Como dijimos desde un principio, votamos a La Mella para defender la FUBA: defendieron el frente único anti-Franja para el congreso de la FUBA y el de la FUA y retomaron el planteo para las elecciones de la UBA. De hecho, fueron los únicos que defendieron la continuidad del MxE en Económicas, frente a la ruptura del PO, primero, y del BASE, después.


Por eso mismo, su planteo y su posición a la cabeza de la FUBA los coloca frente a una responsabilidad histórica. Primero, porque si queremos derrotar el avance de la Franja tenemos que sacar un balance de la política estructural del kirchnerismo en su gobierno en materia educativa. Gobernaron aplicando la política del Banco Mundial, y así el macrismo y la Franja reunieron las condiciones sociales para avanzar. Que ahora los kirchneristas se ubiquen en la oposición y tomen reclamos del movimiento contra el ajuste es una contradicción que debemos desarrollar de manera positiva: como no hay CoNEAU sin ajuste, la derrota del ajuste macrista plantea llevarse puesta la CoNEAU.


Por el otro lado, aunque parezca absurdo, el PO plantea enfrentar a la Franja... entregándole la FUBA. Algo completamente estúpido. Parecen olvidar aquella frase de Trotsky: “aquel que entrega las posiciones conquistadas, jamás podrá conquistar nuevas posiciones”. Si tiene algún sentido esa renuncia del PO es superar el bloqueo del kirchnerismo. Sin embargo, es al revés: en un cuadro en el que la correlación de fuerzas marca que para derrotar a la Franja necesitamos hacer un frente con el kirchnerismo, negarse a hacerlo equivale a un auto-boicot. Rechazar el frente anti Macri es abrirle la puerta a la Franja e impedir que los estudiantes puedan hacer su experiencia hasta el final con el kirchnerismo. Un frente anti Macri es lo que permite que el kirchnerismo de todo lo que pueda dar y que los estudiantes puedan evaluar en la práctica si el kirchnerismo, la Mella o la izquierda es la expresión política necesaria para derrotar a la Franja.


La histórica marcha del 12/5, en la que el kirchnerismo, la izquierda y La Mella se unieron, mostró que cuando hay convocatoria el movimiento estudiantil dice presente. Viendo que ya están reabriendo la discusión presupuestaria sobre este terreno, necesitamos defender una FUBA independiente de la Franja para pelear contra la asfixia. De ahí el valor del llamado de La Mella a la unidad para luchar contra la derecha y el llamado al ENEOB (Foro por el Cambio Social) uniendo la discusión estudiantil con la tarea de construir un frente anti-Macri entre la izquierda, el kirchnerismo y los sindicatos.


EL KIRCHNERISMO ES LA CoNEAU Y LAS LEYES ANTI-EDUCATIVAS


Advertimos, al mismo tiempo, que el carácter filo-kirchnerista de La Mella es el principal enemigo para que el frente anti Franja triunfe. No se trata de una opinión nuestra. El reciente congreso de la FULP donde La Mella rechazó los votos de la Franja y permitió que gane la federación el kirchnerismo es un ejemplo patente que debemos tomar con toda seriedad. No fue un “error casual”. Fue producto de la creciente disolución ideológica de La Mella en el kirchnerismo. La Mella está en pleno viraje político desde el “apoyamos lo bueno y criticamos lo malo” del kirchnerismo que defendía en sus orígenes por 2006 a “sentirse parte del ciclo político” del kirchnerismo como afirmó Itai Hagman recientemente en el cierre del Foro por una nueva Mayoría Popular.


Desde el FEL y la TPR llamamos a La Mella recordar su historia de lucha contra las leyes antieducativas del kirchnerismo. Señalamos que este curso disolvente niega los propios orígenes de La Mella y compromete la perspectiva combativa y anti-CoNEAU del movimiento estudiantil. La Mella no debe verse como un complemento del kirchnerismo sino como una fuerza dirigente que dispute el rumbo del frente para que sea una herramienta no sólo de lucha contra el ajuste sino contra la CoNEAU y el Banco Mundial.


La necesidad del frente anti-Franja como una tarea para la izquierda y La Mella no surge de una supuesta “convergencia ideológica” con el kirchnerismo sino más bien se trata de una tarea impuesta por el propio avance de la Franja Morada producto de la política anti-educativa que impulsó el kirchnerismo durante 12 años en consonancia con el Banco Mundial. Por eso no es casual que el kirchnerismo no tome como propia la tarea del frente anti-Franja sino que oscile entre “frentes kirchneristas” o con el PJ (como en Sociales) y sólo acepte los frentes con La Mella como una maniobra para mejor rivalizar con la izquierda. El kirchnerismo ingresa al frente anti-Franja con su propia estrategia política. La Mella y la izquierda tenemos que impulsar el frentismo no para mejor mimetizarnos con el nacionalismo pro Banco Mundial sino para concentrar las fuerzas en el objetivo prioritario de aplastar a la reacción macrista.  


SOMOS FRENTE ANTI FRANJA. SOMOS FRENTE ANTI MACRI. SOMOS FEL


El Frente de Estudiantes en Lucha es la agrupación que desde el 2004 pelea por la unidad de los luchadores en el movimiento estudiantil. Como TPR, somos el partido que abrió el debate dentro de la izquierda argentina sobre la necesidad de un frente anti-Macri entre la izquierda, el kirchnerismo y los sindicatos. Somos, en este sentido, continuadores de la tradición del Partido Obrero que ganó la FUBA en 2001 de manos de la Franja Morada con un frente de los luchadores. Como sub-producto de esa experiencia política frentista, surge La Mella en 2006. Por eso, como formamos parte de una misma historia de lucha, ante el viraje sectario del PO queremos continuar esa trayectoria de lucha frentista que nos une votando por La Mella.

Es sobre la base de estas conclusiones que, como Frente de Estudiantes en Lucha, invitamos a poner en pie nuestras agrupaciones en todas las facultades de la UBA. Necesitamos una Fuba independiente de la Franja. Necesitamos defender los centros de estudiantes independiente de la Franja. Necesitamos un frente anti-Franja. Al servicio de esta lucha está el Frente de Estudiantes en Lucha. Somos el frente anti-Franja. Somos el frente anti-Macri. Somos el FEL.

No hay comentarios:

Publicar un comentario